El núcleo rural de Seixalbo está situado en la Vía de la Plata-Camino Mozárabe, en lo que antaño fue el Camino Real a Castilla, y da la bienvenida a los peregrinos que recorren el Camino de Santiago. En la Edad Media fue tierra humilde dedicada al cultivo de viñedos, en la que labriegos y jornaleros trabajaban las tierras del Cabildo Catedralicio, señor del lugar.

La historia recuerda a sus habitantes por el honor de haber sido los primeros en conseguir la exención de los foros que pagaban por el uso de estas tierras de propiedad eclesiástica. Lo consiguieron en 1859, cien años antes que el resto de Galicia, después de dos décadas de pleitos contra la Catedral. Un hito que en la actualidad se recuerda con una fiesta de recreación histórica que celebran a comienzos del verano.

Declarado Núcleo de Interés Etnográfico, Seixalbo conserva el aspecto que debió de tener en el medievo, lleno de rincones y calles estrechas esperando ser descubiertas.

1
Parque da Infesta
2
Casa del Coronel Abelardo Arce
3
Praza das Laxas
4
Iglesia de Seixalbo
5
Casa parroquial
6
Praza de Freire Carril
7
Rúa da Tulla
8
A Requeixada
9
Rúa de Amendo
10
Canella do Lagar
11
Praza do Cabildo
12
Rúa das Oliveiras
13
Praza Maior
14
Rúa Maior

Parque da Infesta

Casa del Coronel Abelardo Arce

Praza das Laxas

Iglesia de Seixalbo

Casa parroquial

Praza de Freire Carril

Rúa da Tulla

A Requeixada

Rúa de Amendo

Canella do Lagar

Praza do Cabildo

Rúa das Oliveiras

Praza Maior

Rúa Maior

Cerrar
Parque da Infesta
title_grouping

Espacio público donde Seixalbo celebra sus eventos y fiestas, como la de San Juan o la cena de confraternización de San Breixo, patrón de la parroquia.

En la entrada, una vieja prensa restaurada nos recuerda que el lugar fue tierra de vino y viñedos.

Cerrar
Casa del Coronel Abelardo Arce
title_grouping

Hoy centro cívico y vecinal, en su momento su construcción constituyó un símbolo de modernidad. Rivaliza visualmente con la torre de la iglesia y contrasta con las antiguas galerías de piedra de las casas de la Rúa Estreita, a su lado.

Cerrar
Praza das Laxas
title_grouping

En esta pequeña plaza construida sobre la roca se levanta una de las pocas casas con escudo de armas: a la izquierda el blasón de los Nóvoa, y a la derecha el de los Henríquez. Desde aquí ya se vislumbra la calle mayor (Rúa Maior), lugar de tránsito de las procesiones religiosas. El fondo de la cuesta lleva el nombre de Ponte do Río, pues allí hubo un puente que cruzaba el regato.

Cerrar
Iglesia de Seixalbo
title_grouping

Su fachada, obra de Vázquez Gulías, es de comienzos del XX y sustituyó otra anterior de estilo románico. El reloj, pagado «a escote» por la vecindad, marcó el ritmo de las tareas del campo durante todo el siglo pasado y fue un elemento crucial en los turnos de riego.

En el interior del templo destaca el gran arco de herradura reconstruido y la capilla de San Roque, de estilo plateresco (s. XVI).

Cerrar
Casa parroquial
title_grouping

Fue hospital de peregrinos, del que se conserva el arco de entrada. Junto a ella, unos escalones de piedra bajan a la que fue durante años la única fuente pública del núcleo, hoy integrada en un parque infantil.

Cerrar
Praza de Freire Carril
title_grouping

Su nombre hace referencia a quien durante años lideró la lucha vecinal contra la Catedral por la exención de los foros. Recientemente reformada, fue una antigua era con fuente, luego transformada en lavadero.

Cerrar
Rúa da Tulla
title_grouping

Los corredores sustentados sobre grandes piedras fueron muy frecuentes en Seixalbo. Los de la casa de los Valencia Cerviño son un buen ejemplo, aunque no los más antiguos que se conservan. Hasta el siglo XIX era común que estos callejones estuvieran cubiertos por casas que pasaban de un lado a otro de la calle. En este rincon aún se conservan dos ejemplos de esos pasadizos.

Cerrar
A Requeixada
title_grouping

Es sin duda una de las zonas más antigua del núcleo, donde la estrechez de las calles obligaba a proteger las esquinas de las casas del paso de los carros. Quedan aquí restos de una gran casa con patio y horno, del que aún se aprecia la pared curva exterior.

Cerrar
Rúa de Amendo
title_grouping

Merece la pena recorrer esta vieja calle, antiguamente salida principal del núcleo hacia Castilla. Conserva casas con corredores de piedra y cantones, pequeñas calles sin salida. Desde un extremo se divisa la colina donde se encuentra la capilla de Santa Águeda, lugar de romerías y excelentes vistas.

Cerrar
Canella do Lagar
title_grouping

En este hermoso rincón constrastan las casas grandes y robustas de los campesinos con las pequeñas casitas ocupadas por los jornaleros.

Cerrar
Praza do Cabildo
title_grouping

Lugar que evoca aún vivamente los ecos de la relación de Seixalbo con la Catedral. Se conserva aún la Tenencia, gran almacén donde se recogía el vino de los foros. En ella se celebra hoy la Fiesta de los Foros, en la que se recuerda el hito histórico que fue la exención del pago de las rentas al obispado.

Cerrar
Rúa das Oliveiras
title_grouping

Esta calle conserva algunos de los elementos constructivos más característicos das casas de Seixalbo hasta el siglo XIX: las casas con escaleras exteriores de piedra y las galerías.

Cerrar
Praza Maior
title_grouping

En otros tiempos Aira Vella, aquí estuvo el Pazo Vello, casa noble adquirida y desmantelada durante la Desamortización. A ella debieron pertenecer los escudos de armas que presiden una de las fachadas, todos del siglo XVI. En esta plaza, excavada en la roca, se encontraba la antigua taberna de subasta para la explotación y el lugar de reunión del concejo. En el centro, un hermoso crucero con cuatro medallones con los símbolos de los evangelistas.

Cerrar
Rúa Maior
title_grouping

Por ella discurría el antiguo Camino Real hasta la contrucción de la carretera Vigo-Villacastín. Aquí se abren dos cantones: el de la Cadena (Cadea), llamado así porque aquí se encontraba la antigua cárcel, y el del Horno (Forno), aún en funcionamiento.