Ruta de tapas y pinchos
«Os Viños»

Si hay un lugar en la ciudad en el que la gente confluye de forma natural, especialmente en las noches de fin de semana, sin duda son «Os Viños» del Centro Histórico, la zona de tapeo por excelencia de Ourense. Este conjunto de calles, unidas en un extremo por la Plaza del Hierro y que terminan en los alrededores de la Catedral, concentra gran número de bares, restaurantes y tabernas donde disfrutar de la gastronomía y la tradición vinícola de Ourense, compartiendo pinchos, raciones y cantigas en buena compañía. Aunque cada vez encontramos más propuestas de mesa y menú a la carta, lo más tradicional sigue siendo probar bocados a pie de barra en paradas cortas: como manda la tradición, un pincho, un bar.

La escena hostelera de la ciudad goza de excelente salud, con nuevas propuestas surgiendo cada día, lo que hace difícil detallarlas todas. Sirva este itinerario como botón de muestra para guiar al visitante, sugiriendo las zonas más concurridas y algunos de los locales de más larga trayectoria… pero no los únicos.

ferroviriatovinosPlaza del Hierro y calle Viriato

La ruta (normalmente nocturna, aunque sus mediodías son cada vez más animados) comienza en la Plaza del Hierro, entrada al centro histórico. Alrededor de su fuente central abundan las terrazas, y encontramos todo un  clásico, el Bar Orellas, templo dedicado al cerdo tanto en su carta como en la decoración del local. Deben probarse su oreja de cerdo y la cachucha prensada. También merecen una mención las patatas “3 Salsas” de O Eironciño. Enfrente, bajo los soportales de la plaza, destaca la Taberna do Meigallo, con una bonita terraza interior ideal para disfrutar de su comida casera en las noches de verano.

Subiendo desde la plaza por la calle Viriato se encuentra el Bar Fuentefría, famoso por sus anchoas y ahumados. Justo enfrente, A Casiña do Pulpo, ideal (ya lo indica el nombre) para  adentrarse en la suculenta tradición tan ourensana del pulpo «á feira».

Calle San Miguel

Bajando la empinadísima calle San Miguel desde el Hierro descubrimos en primer lugar el Pingallo, restaurante donde también es posible disfrutar de raciones en su barra. Acto seguido, el Asador de Roa, cuyo cochinillo le ha dado nombre; Casa Toñita, donde hay que probar los huevos rotos;  y el Restaurante Gastro Bar San Miguel, uno de los establecimientos históricos de la ciudad hoy completamente renovado y con singulares propuestas de pinchos y carta. Completan la concurida oferta de esta calle La Brava, el Monterrey y el Mesón de María Andrea, otro local con solera ubicado en un hermoso pazo del siglo XVI magníficamente restaurado.

sanmigueleironcinhovinos

Eironciño dos Cabaleiros

En este pequeña plaza apartada de las calles más bulliciosas de los alrededores dispone sus mesas el Mesón O Queixo, un histórico de la ciudad que ha apostado por la cocina más tradicional y donde sirven un cremoso queso gallego de altura. A su lado, el Lar da Sabela, con la cachucha y las albóndigas como platos más demandados.

Calle de la Paz

Paralela al Eironciño por arriba, se encuentra esta hermosa calle presidida por el Teatro Principal, que enfrente tiene el bar San Xes, donde es obligatorio probar sus clásicas empanadillas; siempre tiene buen ambiente los días de función. A su lado encontramos otro Orellas, hermano del local en la Plaza del Hierro.

Calle Lepanto

Nos encontramos en el eje central de Os Viños; en esta calle en cada puerta hay un bar, por lo que será difícil elegir. Muy demandado es el «pincho completo» del Rey del Jamón, una sabia combinación de tortilla, croqueta y panceta; las propuestas del D’Luis o los pinchos de inspiración vasca de O Barallete, local que recuerda el trabajo de los afiladores, embajadores de Ourense por el mundo. El París es un local de noches animadas donde también tienen buena fama sus patatas alioli. A su lado se encuentra A Nosa Taberna, con brochetas marinas y pinchos morunos, y O’Cogumelo, donde se pueden saborear sus champiñones con langostinos. Enfrente, O Pote, donde dependiendo de la hora de la noche nos decantaremos por sus quesadillas y calamares ajilimójolis o bien por unas copas. Tampoco debería uno perderse la carta de tostas de O’Enxebre.

Bordeando la Catedralvinoscatedralunion

Subiendo Juan de Austria encontramos el Tixola, el Porta Norte, con sus tres pisos de pequeños comedores, y A Casa do Pulpo, donde disfrutar de esta delicia local.

El ábside de la Catedral forma una pequeña plaza abarrotada de terrazas en un entorno privilegiado. Las Monchas  propone pinchos modernos en un espacio donde conviven con dos históricos, el Bar Pérez y A Taberna do Perico, con sus suculentas cazuelas y la sabrosa salsa de sus montaditos.

Si se continúa la ascensión, en la Praza dos Suaves (homenaje a la mítica banda de rock) están dos locales cuya cocina creativa e innovadora los ha hecho merecedores de premio en las útimas ediciones del Concurso de Pinchos Sabores de Ourense, La GulaTapa Negra. Ya en la calle de la Unión, bajando a la Plaza del Trigo, merece la pena detenerse en O Catorce. Si seguimos bajando, en la Plaza de la Magdalena, llegaremos a Mata-lo-bicho, con una terraza tranquila y agradable donde refugiarse del bullicio de Os Viños y, ya entrando en Hernán Cortés, bajo los soportales, la terraza de O Bacelo.

Calle Hornos

Paralela a la Lepanto, Hornos es otra calle llena de bares donde resulta difícil escoger. En O Arco da Vella tiene fama su soberbia tortilla, y enfrente, en O Souto, sus bombas (pelotas de puré de patata y carne hilada). En el Dos Puertas uno siempre debería parar para tomar un pincho de oreja o calamares, aunque si se va con más calma O Catador y Porta da Aira son dos locales históricos de carta interesante. En La Bodeguilla del Centro uno puede decantarse por su brocheta de champiñones y pimientos, y en Atarazana quizás por sus zamburiñas. Otros clásicos son el Bar Samuel, más de 25 años cocinando carne «ao caldeiro», O Frade, donde la comida se sirve a ritmo de jazz,  y A Baiuca, con sus zamburiñas, revueltos y, sólo en temporada, los pimientos de Padrón.

Para la noches de verano, el Porta da Pía es una propuesta para disfrutar con calma, con una preciosa terraza jardín donde cenar o tal vez tomar la primera copa.

Compartir

Sabores de Ourense
Sabores de Ourense

Leer más

Ourense de noche

A los que os gusta acostaros tarde y preferís explorar la vida nocturna de la ciudad, descubriréis por qué a Ourense se la conoce como la «terra da chispa». Aquí gusta mucho la fiesta, y sea para tomar algo en buena compañía o para salir a bailar, siempre encontraréis un local a vuestro gusto y una excusa para retrasar la vuelta a casa.

A los que os gusta acostaros tarde y preferís explorar la vida nocturna de la ciudad, descubriréis por qué a Ourense se la conoce como la «terra da chispa». Aquí gusta mucho la fiesta, y sea para tomar algo en buena compañía o para salir a bailar, siempre encontraréis un local a vuestro gusto y una excusa para retrasar la vuelta a casa.

Leer más