Ourense de noche

A los que os gusta acostaros tarde y preferís explorar la vida nocturna de la ciudad, descubriréis por qué a Ourense se la conoce como la «terra da chispa». Aquí gusta mucho la fiesta, y sea para tomar algo en buena compañía o para salir a bailar, siempre encontraréis un local a vuestro gusto y una excusa para retrasar la vuelta a casa.

Cafés tradicionales

Ourense conserva aún algunos de aquellos mágicos cafés «de los de toda la vida». Paredes de madera, mesas de mármol y butacas de cuero nos trasladarán a otras épocas mientras disfrutamos de un cremoso café o una infusión. De los más emblemáticos es el Café Latino, un antiguo bazar aún vivo en la memoria de muchos habitantes que acostumbra programar actuaciones de jazz en directo. Justo al lado, el Café Real, cuyo piso superior conserva el encanto de antaño, y enfrente el Miudiño, un local con aroma a pub irlandés. Las terrazas de los tres ocupan un enclave privilegiado en la Plaza de Santa Eufemia, con vistas a la Catedral y muy concurrida en las noches de verano.

A pocos metros de Santa Eufemia se encuentran el Café Bohemio, con una espectacular escalera central, y la cafetería del Liceo, en el patio central del renacentista Pazo de Oca-Valladares. El diminuto Café Asturiano es también recomendable; escondido en la calle Concordia, es un rincón que evoca el Ourense modernista.

Cervecerías

Aunque el vino y el licor café han sido tradicionalmente las bebidas de Ourense, la cerveza va haciéndose un hueco en los paladares, y la ciudad cuenta con varias marcas de producción artesana que merece la pena probar, como Áncora (que cuenta con establecimiento propio en la calle Santo Domingo), Santo Cristo o Keltius. Para desgustarlas, por lo detallado de sus cartas y los consejos de su personal, los amantes de la cebada no deberían dejar de recalar en locales como O Moucho o el Den Bieren.

Terrazas

Muy solicitadas en la ciudad, especialmente durante los calores del verano cuando por las tardes el termómetro da un respiro, en Ourense abundan las terrazas concurridas y animadas. Imperdibles son las que se despliegan bajo los soportales de la Plaza Mayor, aunque si lo que se busca es un lugar tranquilo merece la pena probar suerte en otras como San Marcial, Mercedes, Magdalena o Eironciño dos Cabaleiros.

Saliendo del Centro Histórico, la parte superior del Parque de San Lázaro es también un lugar típico de terrazas, rodeando la estatua de O Carrabouxo. Para disfrutar de imponentes vistas sobre el Miño, la terraza del Centro Comercial Ponte Vella.

En el barrio de A Ponte, entre la Avenida de As Caldas y el Puente Romano, también son habituales las terrazas, ideales para disfrutar del pulpo los domingos.

Bares de conciertos

La música en directo siempre es un buen plan para una noche diferente, y la oferta de locales en Ourense que ofrecen estos espectáculos es más que interesante. En la zona histórica destacan el Café Cultural Auriense, con una de las agendas de actuaciones más completas y eclécticas de la ciudad, y las propuestas de rock, metal y hip hop de la Sala Berlín. El Pueblo programa bandas de corte rock y punk, apostando especialmente por los nuevos grupos gallegos.

Los amantes del jazz tienen su templo en el Latino, que cada mes de mayo celebra su festival, con conciertos al aire libre.

En el centro, es imprescindible visitar el escenario del Café Pop Torgal, que organiza ciclos como el American Autumn, por cuyos acústicos han desfilado algunos de los nombres más destacados del panorama internacional independiente.

Pubs y discotecas

La zona de «Os Viños», en pleno Centro Histórico, concentra la mayoría de los pubs y locales nocturnos de la ciudad, y es el sitio ideal donde ir a tomar una(s) copa(s) después de una cena a base de pinchos y tapas. Las opciones son muchas y para todos los gustos, así que no será difícil que todo el mundo encuentre un buen puerto donde recalar.

En la calle Lepanto encontraréis algunas de las tascas y tabernas más típicas y bulliciosas, como el París o el Montecarlo. Los amantes del rock no deberíais dejar de visitar locales como el Moruno, el Rock Club o el Patio Andaluz. Si buscáis sonidos latinos, pop-rock español y música de baile, las mejores opciones están en los alrededores de la Plaza del Corregidor y calle Pizarro. Los más indies encontrarán refugio en lugares como el Tribeca o el Trolebús, mientras que otros como el Faíscas o Las Monchas apuestan más por sonidos de fusión que os sorprenderán. Para ambientes más chic, una buena opción puede ser disfrutar de un cóctel en el Tamarindo.

Las noches en «Os Viños» son largas, pero a última hora la acción se traslada al Ensanche. En la calles cercanas a la Plaza de las Mercedes encontraréis discotecas donde tomar la última y continuar bailando hasta que el cuerpo aguante.

Karaokes

Algo alejado del centro, junto a las estaciones de tren y autobuses, se encuentra el Rías Baixas, uno de los locales de karaoke más conocidos de Ourense, todo un clásico. A diario encontraréis aquí a habituales que se arrancarán a cantar a la mínima de cambio. En el barrio de As Lagoas, con ambiente universitario, también tenéis la opción de combinar canciones y bolos hasta altas horas. Un plan alternativo de ocio nocturno para grupos con pocos complejos y ganas de pasarlo bien.