Cárcel de la Corona

Rúa Bispo Carrascosa, 16, 32005

Ver en el mapa

Antigua prisión episcopal, en su portada conserva el bello escudo del Obispado.

Antigua cárcel episcopal cuyo nombre popular hace referencia a la forma de la tonsura que allí llevaban los presos. El edificio, plenamente barroco, fue mandado edificar en el siglo XVIII por el obispo Juan Muñoz de la Cueva, quien también había promovido la ampliación del palacio episcopal, hoy sede del Museo Arqueológico Provincial. Su escudo figura sobre el portón de entrada de ambos edificios.

En la década de los sesenta del siglo pasado, el edificio pasó a formar parte del Ayuntamiento en virtud de un cambio del solar actual de la iglesia de San Pío X, donde había un pequeño hospital, en la Avenida de Zamora. Fue completamente restaurada y en la actualidad está ocupada por diferentes servicios municipales.

Aunque pueda llevar a engaño, el nombre no hace referencia a la monarquía, sino a la forma de la tonsura que llevaban los presos de esta cárcel episcopal en el s. XVIII.

Los miliarios

Justo enfrente al portón de la antigua prisión se encuentra un pequeño jardín presidido por el busto de Ferro Couselo (Ramón Conde, 1996), historiador, fundador y posterior director del Museo; y un cruceiro de los talleres de Antón Faílde.

Aquí, en unos soportales acristalados, se encuentran expuestos varios miliarios de la época romana. Eran los mojones o puntos kilómetricos del Imperio, que se conservan en buen número en toda la provincia; no en vano, por ella pasaba una de sus grandes vías de comunicación: la Vía Nova.