Casa Consistorial

Praza Maior, 1, 32005

Ver en el mapa

988 388 100

www.ourense.gal

La actual Casa Consistorial es la tercera en la historia de la ciudad, sustituyendo las construidas en los siglos XVI y XVIII.

La Casa Consistorial, centro del gobierno de la ciudad, preside la Plaza Mayor de Ourense con su fachada clasicista, obra de Queralt. Rematada en 1888, fue la tercera que tuvo la ciudad, después de que las ampliaciones, derribos y el paso del tiempo hicieran desaparecer las anteriores, de 1516 y 1700. Si se tiene la oportunidad, merece una visita el colorista Salón Noble de sesiones, con relieves alusivos tanto a la monarquía como a la república.

El Ayuntamiento levantó su primera casa consistorial entre los años 1516 y 1518. Hasta ese momento, las reuniones del consejo representante del poder civil tenía lugar en atrios de iglesias y plazas, como la cercana Alameda. El edificio pronto será objeto de ampliaciones hasta que en 1700 se impone la construcción de uno nuevo: una de las primeras incursiones arquitectónicas de Castro Canseco.

En 1873 un derrumbamiento obliga a levantar un tercer edificio, adjudicándose el proyecto al arquitecto Queralt, que lo termina en 1888 con una fachada clasicista con bajo porticado. En los años 40 de este siglo una prolongación dentro del mismo estilo la terminó por delimitar.

Antes de contar con edificio propio, el consejo gobernador de la ciudad se reunía en atrios de iglesias o plazas, como la Alameda do Concello, que toma su nombre de estas sesiones.

La actual fachada está rematada con reloj y blasón de los Reyes Católicos. En cambio, los símbolos del escudo de la ciudad (la torre, el puente y el león) se encuentran como detalle en las barandas de los balcones de la primera planta, tanto en portada como laterales. A la izquierda de la puerta principal se encuentra una placa del Instituto Geográfico Nacional que recuerda la altitud de la ciudad sobre el nivel del mar (135 m) así como su latitud y longitud.

El interior se organiza alrededor de una majestuosa escalera central por la que se accede al Salón Noble, presidida por una imponente cristalera con el escudo de la ciudad.