Catedral de San Martiño

Acceso por la Puerta Sur. Plaza del Trigo, S/N, 32005

Ver en el mapa

Lunes a Sábados: 11.00-14.30 h | 16.00-19.00 h. Domingos: 13.00-15.00 | 16.00-19.00 h.

988 220 992

catedralourense@gmail.com

www.catedralourense.com

Monumento central de Ourense, alrededor del cual se articula el Centro Histórico. Es de las más antiguas de Galicia, con torres que le dan aires de fortaleza.

La historia de la Catedral de Ourense es un periplo de más de ocho siglos de construcciones y alteraciones que han ido modelando su estructura: un templo de cruz latina con influencias compostelanas y del arte cisterciense, de estilo románico tardío, ya con notas del gótico. Su alzado se fecha habitualmente entre los siglos XII y XIII y es uno de los principales monumentos de la ciudad, alrededor del cual se articulan las calles del centro histórico.

Monumental y majestuosa, la Catedral de Ourense aún conserva cierto aire de la fortaleza que fue en su pasado, algo que dejan intuir sus torres y las almenas de la fachada sur.

Un recorrido por su exterior es un auténtico viaje en el tiempo para el ojo atento. La cabecera, inicialmente con tres ábsides del que solo se conserva uno, nos transporta al siglo XII. La fachada sur, con salida a la Plaza del Trigo, recuerda con sus almenas de castillo el poder que históricamente tuvo el obispo en Ourense. La fachada oeste, donde el rey David tañe su arpa, no tuvo escalinata de acceso hasta el siglo XX. Y la fachada norte, en la calle Lepanto, evoca los cambios que sufrió la ciudad durante el turbulento siglo XV. En lo alto despunta, por su espectacular altura, el bellísimo cimborrio tardo-gótico, construido ya en el XVI.

En su interior, austero y de líneas elegantes, el ambiente de serenidad y recogimiento invita a pasear por el deambulatorio y sus varias capillas, deteniéndonos en su Cristo románico y los tesoros del Museo Catedralicio. También nos pararemos a admirar el cromatismo de su Pórtico del Paraíso, la majestuosidad de la Capilla Mayor y la ornamentación de la Capilla del Santo Cristo.

El acceso a la Catedral se realiza por la puerta sur, en la Plaza del Trigo. En horario de misas también se puede acceder por la puerta norte (calle Lepanto).

La puerta norte

La portada norte, originalmente románica, tiene añadidos góticos de diversa procedencia, de modo que en el tímpano, bajo la cruz, la Virgen sostiene el cuerpo de Cristo descendido. A la izquierda de la escena está el tan repetido milagro de San Martín partiendo su capa, y a la derecha el apóstol Santiago peregrino. La portada está flanqueada por dos torreones que dan un cierto aspecto de fortaleza a la catedral, evocando quizás su destrucción en 1471 por parte de Don Rodrigo Alonso de Pimentel, conde de Benavente, en un ataque contra la ciudad, por entonces bajo la protección del conde de Lemos.

Si nos fijamos bien, los autores de esta puerta han dejado una broma para la posteridad. Hay que buscar un personaje que nos da la espalda. Si bajamos la vista verticalmente desde el personaje hasta el suelo veremos un pequeño hueco que curiosamente se mantiene con agua casi todo el año…