Cementerio de San Francisco

Rúa da Granxa, S/N, 32005

Ver en el mapa

Laborables: 9.00-19.30 h Sábados, domingos y festivos: 9.30-13.00 h | 16.00-19.30 h.

988 253 562

Romántico cementerio gótico donde descansan algunos de los nombres más importantes de la cultura ourensana.

Romántico cementerio gótico en la parte alta de la ciudad, en las faldas del Montealegre, vinculado al antiguo convento de San Francisco. Bañado por la luz desde el amanecer hasta el ocaso, con el aroma de los laureles y cipreses y la belleza de sus mausoleos, lápidas y rincones cautivó a poetas y artistas ourensanos que encontraron aquí su último lugar de reposo. El disco San Francisco Express de la emblemática banda de rock Los Suaves es un homenaje a este melancólico y elegante camposanto. Fue declarado Bien de Interés Cultural en el año 2000.

Su historia se remonta a comienzos del siglo XIX, cuando la ciudad, inmersa en un proceso de transformación y crecimiento, se vio necesitada de un nuevo camposanto que cubriera la creciente demanda y estuviera fuera del núcleo urbano. Fueron los franciscanos los que cedieron un terreno para su construcción al lado del convento. En 1834 se inaugura, con la bendición del obispo, y en 1887 se construye, en un pequeño anexo, el cementerio laico. El espacio de enterramiento sería ampliado en múltiples ocasiones por el sur y el este, subiendo las faldas del Montealegre.

Merece la pena detenerse a buscar la lápida del profesor y antropólogo Xosé Ramón Fernández Oxea «Benchosey», en la que con gran humor invita a sus amigos a «visitarlo» en su nueva morada, advirtiendo que no se admiten homenajes póstumos.

Su interés radica tanto en la belleza y monumentalidad de sus sepulturas (obra de artistas como Piñeiro, Víctor Macho, Faílde… pero también salidos de la emblemática metalurgia Malingre) como en sus moradores, ya que aquí descansan grandes nombres de la literatura, las artes y el pensamiento: Blanco Amor, Otero Pedrayo, Vicente Risco, Lamas Carvajal, Cuevillas, Xavier Prado «Lameiro», Marcelo Macías, o los pintores  Fernández Mazas, Prego de Oliver, Parada Justel y Jesús Soria. Cuenta el cementerio con su Asociación de Amigos, de la que fue presidente de honor el poeta José Ángel Valente (aquí enterrado), y que durante años peleó por su reconocimiento y protección, logrando que en el año 2000 fuese declarado Bien de Interés Cultural.

Cementerios de Ourense

La apertura de San Francisco marca un hito en la historia de los enterramientos en la ciudad. En tiempos medievales los muertos reposaban en el interior de las iglesias (caso de las familias nobles) o bien en cementerios cercanos a ellas, como lo fue la Plaza de la Magdalena. Durante los siglos XVI-XIX, en una ciudad que crece poco, los dos camposantos urbanos, el de la Iglesia de la Trinidad y el del Hospital de San Roque (en una parte de lo que hoy es la Alameda) eran suficientes para la población.

En la actualidad Ourense cuenta con tres cementerios, los dos históricos de San Francico y As Caldas, en el barrio de A Ponte, y uno de construcción moderna en Santa Mariña.