Puente del Milenio

Ver en el mapa

Símbolo del Ourense contemporáneo, fue construido en 2001 y con él Ourense entró en el nuevo milenio. Sorprenden su silueta y su pasarela peatonal, que se eleva hasta 22 metros sobre el río.

En 1998 se cierra definitivamente el Puente Mayor a la circulación rodada. Al año siguiente el Ayuntamiento coloca la primera piedra de este puente, que se inauguraría el 1 de septiembre de 2001 tras 28 meses de trabajo. Su inauguración no supuso solo un considerable alivio al tráfico de la ciudad, sino que se convirtió de inmediato en un símbolo del Ourense contemporáneo, la ciudad en movimiento que se asoma al nuevo milenio.

Obra de estética marcadamente vanguardista, su diseño lleva la firma del arquitecto Álvaro Varela, y su ejecución la del ingeniero Juan M. Calvo. Destaca por su singular forma elíptica, en especial por la curiosa pasarela peatonal que llega a elevarse 22 metros, dando lugar a extraordinarios miradores sobre el Miño y que le otorga un carácter exclusivo, acrecentado por su espectacular luminosidad nocturna.

La espectacular pasarela peatonal que asciende al cielo y baja al río se distribuye en cien escalones, todo un desafío para sus caminantes que se recompensa con imponentes vistas.

Su característica más relevante es su longitud (275 m.), junto con los sistemas de tirantes pareados de acero y el vano central de 36 metros. Realizado en hormigón y acero, consta de cuatro carriles, dos en cada sentido, además de los arcenes reservados a peatones. El puente desciende ligeramente en la parte sur, al tiempo que gira hacia el este.

Como curiosidad, anotar que su construcción formó en las aguas del Miño puente abajo una curiosa ola, la Ola del Milenio, que desde entonces se ha aprovechado para los deportes naúticos.